Estudiar en casa: 6 consejos para rendir más

estudiar en casa

Aunque parezca sencillo y prácticamente automático para muchos, estudiar en casa sigue siendo complicado para una gran parte de los estudiantes. Esto se debe a que hay quienes tienen que lidiar con varias distracciones dentro del hogar, aquellos que no pueden disfrutar del tiempo adecuadamente, aquellos que sienten que no aprenden cómo les gustaría fuera del aula, aquellos que no pueden organizar qué leer y cómo entrenar materias, etc.

Sin embargo, con la ayuda de algunos consejos, es posible superar estas dificultades y también disfrutar de los beneficios de invertir en este hábito. Es decir, revisar y profundizar en el contenido visto en las clases, prepararse mejor para las evaluaciones, mejorar el ritmo de lectura y buscar contenidos que enriquezcan su aprendizaje.

¿Tienes curiosidad por saber cuáles son estos consejos? ¡Así que sigue leyendo el post!

1. Tener horarios fijos

Comience con un paso simple: establezca un horario de horarios para estudiar en casa, un horario que se comprometerá a seguir, ¿verdad? A continuación se presentan algunos ejemplos para inspirarlo en esta decisión:

  • una hora de estudio todos los días de la semana;
  • dos horas de estudio por cada día laborable de la semana;
  • tres horas de estudio cada dos días de la semana.

Esta es la mejor manera de asegurarse de que no postergará esta reunión con los libros, ni de poner excusas para tareas y actividades aleatorias que merecen su atención y así deposicionarla hasta que ya no pueda. Después de todo, algo solo puede convertirse en un hábito cuando se practica con frecuencia y comienza a inventar su rutina.

2. Organízate con los objetivos diarios

Aparte de los tiempos fijos para estudiar en casa, es interesante que te fijes metas diarias para guiar tu progreso y lo principal: ver que tu aprendizaje es, eso sí, rendir y ser rentable. Por ejemplo, si necesita leer diez capítulos de un libro específico en una historia, apunte a dos de estos capítulos por día.

De esa manera, no solo haces tu lectura con calma, sino que también tienes tiempo disponible para hacer ejercicios, escribir notas, revisar los temas que te han generado dudas, enumerar temas para discutir con colegas, buscar material complementario en sitios web para estudiar, y más.

Esta organización se vuelve aún más útil cuando necesita planificar para seguir las clases y tener un buen resultado de la prueba.

3. Producir resúmenes de contenido

Un tercer consejo para que tu aprendizaje rinda más es producir resúmenes del contenido que organizas para estudiar en casa. Después de todo, le permiten identificar y separar extractos que son relevantes para su profundización en el asunto.

Por ejemplo, por menciones históricas, porque aportan definiciones y explicaciones de conceptos y teorías o porque resaltan fórmulas matemáticas etc.

Lo mejor es que un resumen se puede hacer de innumerables maneras. Tanto es así que mucha gente invierte en temas, tablas de datos, tokens y palabras clave para crearlos. Otras personas, a su vez, prefieren:

  • adoptar un conjunto de preguntas y respuestas, que simulan las preguntas de prueba y las soluciones adecuadas para ellas;
  • apuesta por los mapas mentales: cuando un contenido central en una hoja en blanco se detalla con múltiples anotaciones a su alrededor.

4. Mantén la concentración

Mantener la concentración también es muy importante cuando se estudia en casa. Por ello, durante este momento, es necesario evitar comer mientras se hacen los ejercicios, contestar el teléfono, leer en zonas expuestas al sol y/o con piscina, tener a la mascota cerca o incluso acceder a internet para ver cosas que no están relacionadas con la materia en la que se quiere profundizar.

Sin embargo, el arte de mantener la atención en los libros no depende únicamente de ti. Después de todo, si alguien en su hogar hace ruido al limpiar, hablar en voz alta o ver algo en la computadora mientras cocina, por ejemplo, eso puede ser suficiente para quitarle el enfoque.

Así que antes de comenzar sus estudios, hable con los que están en la residencia y pídales que manejen el ruido mientras se mueve por las habitaciones, especialmente aquellas cercanas al entorno donde se encuentra.

5. Desconéctate de la electrónica

Antes de sentarte frente a tu escritorio y empezar a estudiar, asegúrate de haber desconectado (o al menos desconectado de internet) la electrónica del entorno, como dispositivos con asistente personal, tablets, reproductores digitales, TDs inteligentes, videojuegos, etc. Por cierto, lo mismo ocurre con su teléfono celular, ¿de acuerdo?

La razón de esto es simple: una vez que funciona, pueden emiten varios sonidos, alarmas, notificaciones, noticias, música y contenido de Internet, en algunos casos, incluso varias veces en poco tiempo. Con esto, es fácil perder el foco, enfadarse e incluso dejar de lado el material de estudio para comprobar cuáles son las noticias.

6. Toma descansos

Finalmente, asegúrese de tomar descansos durante su estudio. Esto se debe a que tener muchas horas leyendo libros, haciendo resúmenes, respondiendo ejercicios y dando materiales de investigación en línea no es la mejor solución para hacer que su aprendizaje sea más eficiente.

De hecho, el efecto obtenido durante este intento es justo el contrario: sobrecargas tu mente con información, no puedes memorizarla toda y terminas experimentando una tensión psicológica y emocional muy grande, que a menudo afecta tu estado de ánimo y también tu autoestima y confianza en tu propio potencial.

Por lo tanto, lo ideal es respetar el horario de estudio que se creó y, cada hora completada, tomar un descanso de 20 minutos. Por lo tanto, tiene la posibilidad de desabrocharse, estirarse, tomar un refrigerio rápido, etc.

¿Viste cómo puedes estudiar en casa de manera productiva con solo unos pocos cambios de hábito, gestión del tiempo y adaptaciones en tu hogar? Así que empieza a seguir nuestros consejos para que formen parte de tu rutina. De esa manera, la evolución de tu aprendizaje será mucho mayor y te convertirás en un estudiante más capaz de hacerlo bien a lo largo de la universidad.


Más mapas mentales...